Temperaturas siempre a 20 grados, ya nieve, llueva o haga sol | dAT
23
FEB
2014

Temperaturas siempre a 20 grados, ya nieve, llueva o haga sol

Posted By :
Comments : Off
  • Las propiedades de aislamiento térmico de estas construcciones lo hacen posible

  • Bajo esta fórmula, se calcula que se han edificado cerca de 40.000 viviendas

  • Surgió en Alemania en 1990; tras popularizarse al norte de Europa, llegó a EEUU en 2003

  • El Passivhaus Institut, la máxima autoridad, contabiliza proyectos en más de 40 países

  • En España, cuentan oficialmente siete viviendas, pero los expertos hablan de hasta 50

Elementos básicos del sistema constructivo de las 'casas...Elementos básicos del sistema constructivo de las ‘casas pasivas’. Gráfico: Álvaro Undabarrena EL MUNDO

Convertir un viejo pajar construido de forma rudimentaria a finales del siglo XIX en la provincia de Segovia, donde en invierno se registran temperaturas bajo cero y en verano se alcanzan los 40 grados centígrados, en un hogar que se mantiene a 20 grados durante todo el año sin necesidad de calefacción o aire acondicionado puede sonar a ciencia ficción. O resultar un sueño para muchos bolsillos castigados por el constante encarecimiento de la factura energética.

Pero esta posibilidad constituye una realidad emergente en cada vez más puntos de la geografía española. El secreto de estas casas, que pueden permitirse prescindir de sistemas de climatización, recibe el nombre de Passivhaus, un término que hace alusión tanto al concepto como a las construcciones concretas. Una denominación alemana que, en ocasiones, se traduce al castellano como Casas Pasivas, a pesar de que el vocablo germánico resulta aceptado internacionalmente.

Bajo esta fórmula se estima que ya se han edificado cerca de 40.000 viviendas, muchas de ellas en climas mucho más extremos que el segoviano, como el alpino o el escandinavo.

“Passivhaus es el estándar de eficiencia energética más exigente del mundo”, explica a SU VIVIENDA Anne Vogt, arquitecta y vocal de la Plataforma de Edificación Passivhaus. “Los edificios construidos utilizando este patrón son tan eficientes que no necesitan de un sistema de calefacción o refrigeración tradicional“, precisa.

Premisas a cumplir

Para conseguir este objetivo y ser consideradas como tal, estas viviendas deben cumplir cinco premisas fundamentales: un buen aislamiento térmico, la instalación de ventanas y puertas de altas prestaciones, contar con un sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor, poseer un alto grado de estanqueidad y carecer de puentes térmicos. Planteamientos todos ellosencaminados a mantener el calor dentro de la vivienda evitando pérdidas de temperatura y principios que cumplen de manera escrupulosa todas las casas Passivhaus.

En España existen algunos ejemplos como la casa que Anne Vogt y su socia de Vand Arquitectura, Nuria Díaz, están construyendo a partir del pajar levantado en 1888 en el pueblo de Arcones. “Se trata de una rehabilitación combinada con una ampliación maciza de ladrillos [las paredes originales de piedra quedan vistas desde el interior] y una ampliación en altura ligera de madera”, explica Vogt.

“En concreto, esta casa cuenta con tres cerramientos en los que se ha utilizado lana de roca“, añade. “Sobre la parte original del siglo XIX se ha empleado cal por dentro y yeso por fuera, mientras que en la ampliación maciza se ha utilizado termoarcilla y en la ampliación de madera se ha optado por placas sobre el panel de carga”, explica.

Con la finalidad de retener el calor, en los techos de este edificio se ha optado por mantener un esquema similar al de las paredes pero combinado con la instalación de placas solares. “Para las cubiertas, hemos utilizado vigas de madera maciza y lana mineral”, explica Vogt. “También se han integrado dos paneles solares para el funcionamiento de una caldera de biomasa, que simplemente se utilizará para poder conseguir agua caliente sanitaria”, especifica.

Sistema de recuperación de calor

Se trata de una vivienda que se ventila de manera tradicional y en la que, además, se incluye un dispositivo artificial que utiliza las corrientes de aire para mantener una temperatura agradable en el interior. «La casa lleva integrado un sistema de recuperación de calor», comenta Vogt. “Se trata de un sistema de ventilación centralizada que aprovecha el calor del aire usado del interior, ya viciado y a unos 20 grados, para templar el aire que viene de la calle”, añade. “De este modo”, continúa, “a pesar de que el aire de fuera se encuentre a cero grados, entrará en la vivienda a 18 o 19 grados, robándole calor al aire que sale del interior”.

En cualquier Passivhaus, las paredes, ventanas, cubiertas y, en definitiva, toda la envolvente térmica del edifico presentan unaspérdidas de calor muy inferiores a las de cualquier edificio convencional. Un sistema que, según cuenta la Guía del Estándar Passivhaus elaborada por la Comunidad de Madrid, “conserva el calor gracias a las propiedades del aislamiento térmico, al igual que un termo de café, mientras que un edificio convencional necesita de un principio activo para mantener el calor [calefacción o radiadores],al igual que una cafetera“.

Un invento alemán

El estándar Passivhaus tiene su origen en el año 1990 en Alemania. El proyecto piloto, auspiciado por el Instituto Público de Vivienda y Medio Ambiente del país germano, fue un bloque de viviendas que se levantó en la localidad de Dramstat, situada en el centro del país. A lo largo de la década de los noventa, su construcción comenzó a popularizarse, especialmente para hogares unifamiliares, pero también en bloque en altura, por las regiones del centro y el norte de Europa, hasta que en 2003 llegó a los Estados Unidos.

No existe una cifra oficial exacta sobre el número de Passivhaus que han sido edificadas hasta la fecha. El Passivhaus Institut, la máxima autoridad sobre la materia a nivel internacional, habla de «más de 37.000 en toda Europa». A pesar de que Alemania dispone de una detallada base de datos que incluye proyectos en más de 40 países, la falta de exactitud se debe a que no todas las casas que cumplen con los estándares Passivhaus deciden solicitar este certificado.

Algo que también ocurre en España. “Oficialmente sólo existen siete inmuebles certificados, aunque se calcula que puede haber unos 40 ó 50”, comenta Vogt. Unas cifras que, aun encontrándose en constante crecimiento, muestran un bajo nivel de implantación a nivel global, a pesar de que se trata de una alternativa que ha demostrado empíricamente ser viable y altamente eficiente para cualquier clase de edificio.

¿Cuál es su sobrecoste?

El uso de equipamientos y materiales necesarios para construir una Passivhaus hace que, atendiendo simplemente a las cantidades invertidas para su construcción, tenga un coste ligeramente superior al de una vivienda al uso. “Estimamos que el sobrecosteanda entre el 5% y el 10%“, comenta Vogt. “En el antiguo pajar de Segovia el metro cuadrado ha salido por 900 euros”, añade. Un incremento en el precio que el Institut Passivhaus cifra en “7.670 euros para una casa de 100 metros cuadrados y en 13.140 euros para una de 130”. Se calcula que estas cantidades serán amortizadas en un plazo medio de tiempo ya que, según Vogt, “este tipo de casas permiten una reducción del 70% en la factura energética”. Un ahorro que se cuantifica “entre los 510 y los 1.020 euros al año”, según el instituto germano.

 

Via | elmundo.es